julio 10, 2019

Guarda tu lengua

Vivimos en una época de contradicciones y estoy segura que tú también lo has notado. Supongo que parte del problema se debe a que tenemos tanto miedo a ser juzgados que preferimos disfrazar la verdad. Me parece que después de un tiempo a muchos se les olvida cómo son las cosas y ya no saben distinguir entre las partes fantasiosas de sus vidas y las partes reales.

A través de los años he tenido a varias mujeres llorando en mi consultorio porque van pasando las décadas y se sienten solas. No han podido entablar relaciones sanas de pareja, ya casi no van a poder tener hijos y la presión familiar es abrumadora. «No quiero quedarme soltera», dijo una recientemente entre sollozos «es horrible esta soledad».  Y le comprendí porque a pesar de las redes sociales que nos permiten estar conectados con otros en cuestión de segundos, hoy día hay más personas sufriendo por soledad que antes.

Se imaginan mi sorpresa cuando veo que estas mismas mujeres publican estados y comparten memes que declaran que no necesitan de ningún hombre. Me confunden. ¿Cómo así que lloras porque todas tus amigas se están casando y tú sigues soltera, pero declaras públicamente que no necesitas un hombre? No entiendo.

Está de moda que mujeres jóvenes profesionales con muchos logros griten a toda voz que no necesitan de ningún hombre, que son autosuficientes, que los hombres están de más. Pero si un hombre se pone a decir eso de las mujeres, todos lo atacan, se burlan y cuestionan su hombría.

Es cierto, durante siglos algunas mujeres han sufrido mucho de manos de hombres (y mujeres) malvados, privilegiados, machistas. Y entiendo que muchas quieran borrar por completo ese concepto de mujer ama de casa/esclava que cocina, limpia y lava todo el día mientras que el hombre sale a trabajar y a divertirse. Pero no se puede andar pregonando que los hombres no sirven, no los necesitamos, están de más, mujeres al poder, para luego venir a terapia a llorar por no poder conseguir un hombre. Eso no tiene sentido.

Las mujeres necesitamos a los hombres y los hombres necesitan a las mujeres porque así es la vida. Y aunque decidas no interesarte por el sexo opuesto, la formula es la misma. Pero si te ofende mucho como mujer heterosexual tener que admitir que necesitas de un hombre, te lo acomodo de esta manera: no te vas a morir sin un hombre, pero la vida es mucho más divertida con un hombre bueno a tu lado.

El punto es este: cuidadito con lo que dices. Si vas a gritar a los cuatro vientos que no necesitas de un hombre, entonces no te sorprendas porque sigues soltera. La vida tiene una manera muy rara de darnos lo que pedimos.

One Comment

  1. Karol julio 10, 2019 1:52 pm

    Tal cual lo que declaras, el universo te lo hace presente. Definitivamente es mucho más bonito compartir tu camino y vivencias de mano de un buen hombre, no perfecto, pero si que puedas a llegar a construir una relación sana de ganar ganar. Estar sola no es malo, y hay que aprender a disfrutar de ese tiempo, pero si quieres a alguien a tu lado que te acompañe, terminarás por alejar a todo hombre bueno que se interese por ti cuando vea que públicamente declaras que no quieres a ninguno y que tu eres autosuficiente.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*