agosto 24, 2017

Sin complejos

No es nada facil criar hijos. Hay demasiadas  complicaciones en esta era: redes sociales, video juegos por todas partes, programas infantiles con mensajes ocultos, el enredo internacional que tiene como objetivo la eliminación de géneros… No es para nada fácil. Entonces cuando agregamos la discriminación por nacionalidad, raza, etnia, preferencias, idioma, religión, cultura… se complica aun más el asunto.

Uno pensaría que en pleno siglo 21 ya no existiría esto de los complejos por diferencias físicas, pero lamentablemente la sociedad insiste en bombardearnos con ideas ridículas de lo que un porcentaje pequeño cree que es  belleza. Y como corderos, la mayoría se cree el cuento, y miles de mujeres y hombres se someten a procedimientos insalubres, peligrosos, innecesarios y traumáticos para cumplir con esos estándares torcidos.

El sábado estuve en contacto con una nena hermosa de herencia biológica mixta. La pequeña tiene sangre de: África, Grecia, España, Dinamarca y a saber de dónde más. Ese día venía con el cabello semi suelto y su corona era digna de admirar. ¿Alguna vez has comido algodón de azúcar? Pues así de delicioso tenía el pelo.

-¡Me encanta tu cabello! Le dije ¡Me lo quiero robar!

Me miró con su sonrisita dulce y me dijo: ¿Por qué? Si es igualito al tuyo.

Sonreí. Yo llevo un afro de aquellos que casi nunca se ve parejito. Obviamente la textura del cabello de la nena es muy diferente al mío. Pero ella no se puso en payasadas como mucha gente adulta que pierde el tiempo comparando para ver quién tiene el pelo más ‘suave’.

Unos minutos más tarde le dije que había comprado dos muñecas y que podía tomar una para jugar. Había una muñeca blanca y otra negra, pero no le dije eso. La nena entró al cuarto y salió acurrucando felizmente a la muñeca negra.

-Esta me gusta, dijo y se sentó a jugar.

En ese momento agradecí por la sabiduría de la madre de esta niña. No es cualquiera que puede criar a una hija sin complejos. He escuchado a niñas de 5 años quejarse que están gordas y conocí a una que hasta dejó de comer para perder peso. He escuchado a niñas decir que odian su cabello y pedir relajantes desde los 4 ó 5 años. He conversado con niñas de 10 años que quieren hacerse cirugías para cambiar la forma de sus narices. He hablado con niñas de 12 ó 13 que quieren aclararse la piel. ¿Dices que así son los niños de hoy en día? NO. Son las mamás de hoy en día las que crean esos complejos. Nuestros hijos solamente son el resultado de la crianza que les hemos dado.

Felicité a esa mamá. Esta haciendo un excelente trabajo. El regalo más grande que podemos darles a nuestros hijos es que aprendan a amarse completamente. Es precisamente este regalo el que más cuesta dar.

smile-1485850_1280

2 Comments

  1. Sonia agosto 24, 2017 4:41 pm

    Exelente este mensaje y todos los padres debemos tratar de hacerles el camino de la vida mas facil

    Responder
  2. Zari agosto 24, 2017 8:46 pm

    Que linda!! Asi es la verdad que es una niña que tiene mucho por enseñar a sus homologos….

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*