Blog

Papá

Me parece contradictorio que después de tantos años y tantos avances, la sociedad siga cometiendo el error de creer y promover la idea que el rol de padre no es tan importante como el de madre. Sigo escuchando a personas, aun profesionales, decir que “ella fue madre y padre para mi” o “tuve que ser madre y padre”.  Nunca una mujer podrá ser papá de nadie, por más buenas intenciones que tenga. Y creo que es precisamente por esa mentalidad que muchos hombres ignoran su responsabilidad para con sus hijos. Piensan que sólo deben proveer económicamente (si acaso eso) y ya porque la mujer es fuerte.

Aun en muchos de aquellos hogares en donde existe el papá, éstos toman un rol pasivo. A la madre le toca todo lo que tiene que ver con la escuela y el papá aparece de vez en cuando para hacer cosquillas o jugar pelota un ratito. Pero muchos no se involucran y no llegan a conocer a sus hijos.

Cuando los niños llegan a mi consultorio para hacerse la evaluación escolar, generalmente vienen solamente acompañados de la madre. Entiendo que en algunos casos es difícil encontrar al papá, pero lo interesante es que muchas veces el papá llega a la evaluación y cree que debe quedarse en la sala de espera mientras que la madre entra sola a la entrevista. En varias ocasiones he visto a estos hombres permanecer sentados y pregunto (para asegurarme) si es el padre. Cuando les digo que pasen también, varios ponen cara de susto, algunos hasta preguntan para qué. A esos nunca les respondo. En verdad si tu hijo tiene una cita con la psicóloga y a ti no te parece que necesitas estar presente en la entrevista con los padres, no tengo nada que decirte.

¿Cuándo entenderán que el padre es igual de importante que la madre para un hijo? Es que si no fuera importante el papel de papá, Dios no les hubiese regalado Su propio nombre: PADRE.  Pero la sociedad se ha dedicado a promover que sólo la madre importa y entonces se preguntan por qué cuando otro adolescente más se convierte en estadística.

No tienen idea de cuántos adultos– tanto hombres como mujeres– han llorado en mi consultorio porque el padre estuvo ausente, porque nunca lo conocieron, porque nunca les dio un abrazo ni les dijo un “te quiero”.  No saben cuántos niños tienen el corazón permanentemente partido porque papá no llama ni visita.

Las niñas necesitan que papá las reconozca como mujeres, los varoncitos necesitan que papá los apruebe como hombres.

Mira lo que está ocurriendo en esta sociedad. Mira cómo cada vez más nos parecemos a nuestras mascotas y observa lo que la mayoría de estos casos tienen en común.

Madre, es hora de que  le exijas mucho más que dinero a ese hombre irresponsable. Es hora de que le hagas entender que su hijo lo necesita. Madre, cría a tu hijo para que el día de mañana sea un buen padre.  Mujeres, escojan mejor a quién le van a parir.

Hombre, levántate y sé mejor. La misma sociedad que te ha hecho creer que no eres importante, ahora sufre por tu ausencia.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *