Blog

Falta de ideas

Ayer mi hija mayor me comentó que apenas estamos en los primeros días del año nuevo y ya hay muchos decepcionados. Parece que esperaban que a la media noche del 31 de diciembre de 2020 algo mágico sucedería y que el 1 de enero 2021 todo sería diferente.  Honestamente creyeron que COVID-19 desaparecería y todo volvería a lo de antes. Esa forma de pensar no es de ahora, siempre ha sido así. Por eso es que algunas personas insisten en sentarse a escribir metas solamente al finalizar el año. Creen que el cambio de año significa borrón y cuenta nueva.

El problema real es que queremos ver cambios pero no estamos dispuestos a cambiar. Creo que eso es lo que mantiene a tantas personas atascadas. No se han dado cuenta que solamente una persona diferente tomará decisiones diferentes y actuará diferente. Si insisten en seguir siendo la misma persona de antes seguirán creando lo mismo de antes.

Hace unos días alguien me envió un mensaje por Instagram preguntando cuáles eran mis rituales de fin de año para asegurar la prosperidad. Le contesté que no tengo ningún ritual; me acuesto a dormir y ya. No me creyó porque según él los que no tienen rituales no alcanzan la prosperidad. Le recordé de las miles de personas alrededor del mundo que siguen en pobreza aun después de comer cierta cantidad de uvas y vestirse de cierto color y quemar ciertos inciensos después de mirar ciertos cristales y repetir ciertas mantras.

No tengo absolutamente nada en contra de los rituales. Si eso te llama la atención, hazlo. Mi problema viene cuando crees que con darle ‘like’ a cierta foto te harás rico o que si pones un fajo de billetes como tu foto de perfil atraerás abundancia a tu vida.

Quizás si la gente dejara de invertir tanto tiempo tratando de conseguir dinero gratis y se dedicara más a analizar las creencias limitantes que tienen les iría mejor con sus finanzas.

  1. Tengo que hacer algo grande para ser lo suficientemente bueno para merecer dinero
  2. Prefiero dar que recibir
  3. Todos los ricos son malos
  4. Seré pobre pero por lo menos soy honesto
  5. El dinero no compra la felicidad
  6. Hay que tener dinero para ganar dinero

Ideas como estas suenan ‘espirituales’ y son muy aceptadas, pero realmente te limitan.

  1. Tú mereces tener dinero y vivir bien simplemente porque existes. Eso está disponible para ti.
  2. Se siente bien dar, pero si no has recibido nada ¿qué vas a dar? Uno no puede dar lo que no ha recibido.
  3. Hay ricos malos y hay pobres malos, pensar que solamente los pobres son buenos u honestos significa que tú estás escogiendo ser pobre porque no quieres ser malo.
  4. Es cierto, el dinero no compra la felicidad pero la pobreza tampoco la compra. Dicen por allí que es mejor llorar en un carro de lujo que a pie en la parada de bus.
  5. Para tener dinero hace falta que tengas una buena idea que puedas implementar o vender. Las ideas son gratis.

No le toca a nadie rescatarte. Eso no quiere decir que está mal recibir donaciones y ayudas porque en algún momento todos vamos a necesitar que nos extiendan la mano. El problema es cuando decides vivir así permanentemente porque crees que es el deber de los demás ayudarte siempre.

Respira profundo. Tú mereces estar en este planeta y vivir bien. Llegaste para aprender a ser feliz. Agradece.

No hay falta de oportunidades, lo que hay es falta de buenas ideas.

6 comentarios en “Falta de ideas

  1. ¿Qué hay de malo en trabajar duro, ahorrar, planificar tu presupuesto (parece redundante), estratejia de gastos? Y cuando aun no resulta alcanzar tu sueño apesar de haber ejercido un plan que parecía infalible ? comienzas a creer que hay algo malo en tí. Comencé a centrarme en mí y creeme, las cosas estan cambiando. No tan rápido como quiciera pero me satisface.

  2. Totalmente cierto, tal cuál le decía a mi hermano, después de todo lo que ha estado pasando, volteamos y nos dimos cuenta que nos obligó a salir de nuestra zona de confort, a volar a emprender, aún cuando nadie apostaba a nuestro favor, escuchamos expresiones como “estan locos” “ahora no es el mejor momento”. Gracias que no deje que aquellos comentarios calaran en mí.

  3. Totalmente de acuerdo con lo expresado. Muchas personas son su peor enemigo. En este vasto universo que habitamos, siempre existirá algo o alguien a lo cual ofrecerle un servicio o una solución como dices siempre y de varias maneras; todo lo que quieras lograr esta dentro de ti. No hay que esperar a nadie. Primero hay que aportar valor a uno mismo para después poder aportar valor hacia los demás en agradecimiento forjar la abundancia y prosperidad a la cual todos tenemos derecho. Escrito provechoso, productivo y enriquecedor. Muchas gracias!

Responder a Dinorah Blackman Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *