Blog

Tú decides

Hoy salí a caminar igual que hago todos los días. Amaneció hermoso con una brisa fría y llovizna suave. Es feriado así que hubiese sido la excusa perfecta para quedarme en cama. Bien rico.

Generalmente me encuentro con unas 20 personas trotando, caminando o haciendo ciclismo. Esta mañana éramos muchos menos, supongo que saldrán más tarde. Ya te dije, amaneció con el clima perfecto para arroparse un poquito más.

Con frecuencia me preguntan por qué soy así; por qué no permito que la lluvia, el día libre o el sueño me detengan. La respuesta es que me conozco y sé que necesito ser estricta conmigo misma para lograr mis metas. Es por mi propio bien. Me dicen que soy exagerada, que un día no hará diferencia. Pues para mí sí, porque si cedo un día, será más fácil ceder dos o tres y así.

Hay dos maneras de hacer esto.

La mayoría cree que se logra con insultos u ofensas, criticándose con crueldad, llenándose de culpa o vergüenza y comparándose con los demás. Pero muy pocos son los que logran sus metas bajo esa estructura. El resultado casi siempre es un sentimiento de vacío y ese resentimiento profundo que produce estancamiento.

Otros prefieren aprender a ser leales a sí mismos.

Una persona que me juzga, me critica y me ofende todo el tiempo nunca contará con mi confianza ni mi lealtad. Por eso yo debo aprender a hablarme bonito. Mi voz es la que escucho a toda hora todos los días de mi vida– debo asegurarme que esa voz me inspire.

Lo hermoso de la vida es que cada persona puede decidir cuál es el motor que le impulsa. No cuestionamos la importancia de ser leales al país, a las creencias escogidas, a los clientes, a la familia, a los amigos, al trabajo, a la dieta… pero pocos agregamos a esa lista la importancia de ser leal a uno mismo.

Se siente feo romper las promesas que les hacemos a otros y ni hablar de lo horrible que se siente cuando alguien te queda mal. Imagina el daño que te haces cuando las promesas rotas son las que te hiciste a ti mismo.

No camino todos los días por moda, ni talla, ni peso, ni la fuente de la juventud– aunque los resultados han sido favorables. Camino por lealtad porque así me demuestro amor.

 

 

 

4 comentarios en “Tú decides

  1. Muchos creen que la disciplina es solo para los militares. Es parte de la esencia del amor. Así se ama en tiempos difíciles y en tiempos felices por igual. Los sentimientos cambian.

  2. Ciertamente al ser leal a ti mismo sientas las bases para un futuro prometedor y luminoso. Hace que todo en tu vida gire en torno a las metas y objetivos establecidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *