Blogslider

Excelente terapia

Este año decidí hacer un viaje para celebrar la llegada de mi quinta década. Siempre me ha llamado la atención conocer otras culturas y observar la conducta humana desde otras ubicaciones. He aprendido que en esencia los seres humanos somos bastante similares y nuestros deseos profundos son los mismos: queremos ser aceptados y amados. Queremos sentir que somos suficientes.

Aprendí 5 lecciones sumamente importantes en este viaje y creo que aplican a varios aspectos de la vida.

  1. No compares. Cada cultura y cada país tienen su magia. Eso no significa que algunos sean mejores que otros, si no que simplemente son diferentes. Cuando te pones a comparar precios, clima, etnias o tallas te robas a ti mismo la oportunidad de aceptar y disfrutar de todo lo que ofrece cada localidad.
  2. Una foto no es la única recompensa. Es posible viajar sin tomar selfies cada diez minutos. A veces es necesario guardar la cámara y simplemente disfrutar de la vista. La cámara no recoge los aromas y la energía del lugar y eso es lo que tu mente más recordará.
  3. No tienes que probarle nada a nadie. Con frecuencia escogemos actividades, no porque nos gusten, si no porque queremos mostrar evidencias de que lo hicimos. Generalmente esto sucede porque sentimos la necesidad de comprobar nuestro valor a los demás. Hay pocas cosas más liberadoras que no tener que demostrarle a nadie que fuimos a cierto lado o que sabemos hacer alguna cosa.
  4. Viaja ligero. No me refiero solamente a las maletas, si no también tu actitud. Suelta las expectativas y las opiniones de los demás y dedícate a desarrollar tus propios recuerdos. No visites un lugar simplemente porque te lo sugirieron, si sabes que eso no es lo tuyo. No sientas la obligación de comprar regalitos solo porque alguien dijo ‘tráeme algo’. No tomes fotos de algo a lo que no le encuentras la gracia nada más porque ves que todos lo hacen.
  5. Relájate. Incluye en tu itinerario momentos para re-conectar contigo misma. Durante mi viaje me aseguré de tomar un día de spa. Ese día decidí abrir la ventana y disfrutar de los sonidos, los olores y la energía del lugar. Fue un día sin horarios y lo disfruté mucho. Con frecuencia las personas se estresan durante sus vacaciones corriendo de un lugar a otro y se les olvida descansar y reponerse. Tu bienestar debe ser tu prioridad en todo momento.

Definitivamente que viajar es excelente terapia.

 

2 thoughts on “Excelente terapia

  1. Así tal cual, viajar ligeros…hace unos días fui a un lugar dónde llovió todas las noches y encontré la magia del momentos, el sonido del mar mezclado con la caída de la lluvia fue algo que me dije ¡en que otro momento lo disfrutaré! y solo me dedique a escuchar y disfrutar del hermoso espectáculo. Gracias por esa lista de 5 lecciones.

  2. Lo pondré en práctica en mi próximo viaje… he tenido algunas experiencias que más que ser una aventura han sido una carrera para conocer más lugares sin disfrutarlos realmente. Conocer otras culturas, disfrutar los sonidos, los aromas y las energías de las personas me parece maravilloso. Gracias por compartir su experiencia ?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *