Blogslider

Tu filtro

¿Te ha sucedido que compras un auto de cierta marca y de repente parece que todo el mundo está manejando uno igual? Pues no es casualidad ni cosas de la vida. Es que antes que te interesara ese auto específico no te percatabas que habían muchas personas que también lo tenían, pero al establecer tu preferencia por esa marca tu cerebro empezó a asegurarse de que lo vieras por todas partes.

Es la manera en que trabaja un grupo de neuronas en tu cerebro que reciben el nombre de Sistema de Activación Reticular (SAR). Esta región del cerebro también es responsable de la regulación del estado de vigilia y sueño. Pero su labor más impresionante es la de ser el filtro de la información que llega al subconsciente.

Tu cerebro está siendo constantemente bombardeado con información. Cuando tú prestas atención a algo tu SAR lo clasifica como objeto de interés especial, entonces filtra entre toda la información que recibes a diario y se enfoca sólo en lo que cree que te interesa. No importa si lo que te interesa es bueno o malo, el filtro no hace distinciones basadas en creencias morales o valores personales. Simplemente se asegura de afinar y darte más de lo que cree que quieres.

Hace años tuve una compañera que me contó que desde que ella era pequeña su madre le tenía mucho miedo al cáncer. Se la pasaba hablando de cáncer, leyendo historias de personas que lo padecían e informándose sobre los últimos descubrimientos sobre el cáncer. En casa todos tenían prohibido tocar esto o comer aquello porque según la mamá, daba cáncer. No fue casualidad que años más tarde la señora muriera de cáncer. Al enfocarse en eso apasionadamente y vivir con miedo de contraer la enfermedad hizo que su SAR creyera que eso era lo que ella quería.

La buena noticia es que puedes aprender a usar esto a tu favor. La mala noticia es que la mayoría de las personas lo utilizan en su contra.

Seguramente has escuchado de la visualización. No es brujería, es saber programar tu SAR. Si tú te propones una meta y en tu mente logras verla cumplida, la vas a alcanzar. El detalle está en convencer a tu SAR que eso es lo que quieres y eso se logra agregando una emoción a tu visualización.

Muchas personas tienden a enfocarse en todo lo que no quieren. Sus conversaciones son acerca de lo que les da miedo o lo que detestan (ambas emociones muy fuertes): no quiero tener deudas, no me quiero enfermar, no quiero perder mi trabajo. Al constantemente hacer ese tipo de comentarios lo único que el filtro entiende es que estás interesado en endeudarte, enfermarte y perder tu trabajo.

Mejor enfócate en lo que quieres e ignora lo que no quieres. Es así de sencillo pero muchos se complican porque las quejas ofrecen cierto grado de placer y despiertan la simpatía de muchos.

Esto aplica también en las relaciones de pareja. Hay personas que dejan a su pareja, se enfocan en todo lo que no les gustó de esa persona y establecen una nueva relación con una persona igual o peor que la anterior. Tu cerebro es eficiente y te traerá todo lo que te es familiar porque cree que eso es lo que quieres.

¿Viste? Ten mucho cuidado con la información en la que te enfocas y la emoción que le agregas a tus pensamientos porque recibirás más de eso.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *