Blog

Cosas que aprendí en el 2011

Hay tantas predicciones sobre el 2012. Dicen algunos que es el fin del mundo, otros dicen que los planetas se alinearán y hay muchos que piensan que es un año de transición espiritual.  Sea cual sea el evento, yo he decidido disfrutar de los 366 días.  Para lograr esto,  voy a recordar las grandes lecciones del 2011:

 

1. No tiene nada de malo cambiar tus creencias. Hace algunos años una pregunta surgió en mi mente. Empecé a estudiar más a fondo mi biblia y descubrí que muchas de las cosas que había creído y defendido toda mi vida no tenían fundamentación bíblica y no eran más que tradiciones.

 

2. Las personas se apasionan cuando se trata de temas bíblicos.  Irónicamente mucha gente se vuelve ofensiva e hiriente con tal de defender sus ideas e interpretaciones de la biblia. No te imaginas la cantidad de personas que me llamaron para insultarme por haber cuestionado y cambiado mis creencias.

 

3. La biblia contiene todos los secretos para vivir bien. Todo lo que están diciendo los expertos acerca de cómo mejorar las finanzas está en la biblia. La prueba está en el libro que escribí este año. Muchos que lo han comprado me dicen que no tenían ni idea que esa información se hallaba en la biblia.

 

4. Las apariencias engañan. Gracias a Dios que él no se impresiona por lo externo.

 

5. La ira engorda. Algunos científicos descubrieron que una gran parte de las personas que tienen poblemas de manejo de la ira también sufren de sobrepeso. Parece que la gente lleva libras y libras de enojo.

 

6. El chisme arruina vidas. Alguien inventó un chisme espantoso sobre una persona muy cercana a mí. Con decir que tenía pruebas, los oyentes le creyeron y procedieron a llevar el chisme como antorcha. Al cabo de unas semanas no aparecieron las pruebas y todo murió pero nadie se disculpó.

 

7. Es facil perdonar. Me tocó hacerlo. Lo hice por mí.

 

8. Amar a los demás abre puertas, ser odiosa las cierra. Esto está clarito.

 

En verdad el 2012 será lo que tú dices que será pues la lengua puede traer vida o muerte y cada uno cosechará los frutos de lo que habla. (Proverbios 18:21)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *