Blogslider

Entre los dos

En la mayoría de los casos un embarazo ocurre porque dos personas tuvieron relaciones sexuales. No vamos a empezar a buscarle la quinta pata al gato para decidir si fue forzoso, si ella se embarazó a propósito, si fue error o si fue sorpresa. Lo cierto es que espermas y óvulos tienen por hábito hacer lo que se les codificó para hacer y no se detienen para pedir permiso ni para buscar explicaciones. Ambos contribuyeron. Ambos son responsables.

En muchas culturas el enfoque completo va hacia la salud de la madre y se ignora por completo el rol que debe jugar el padre de la criatura que está por venir. Esto ha hecho que muchos hombres crean que solamente les toca aparecerse cuando nazca el bebé para repartir cigarros o chocolates y tomar fotos.

Casi desde el inicio el embarazo es un proceso costoso. Toca presupuestar citas médicas, vitaminas, ropa nueva para la madre, cientos de cosas que necesita el bebé, el parto y mucho más. Sería ridículo creer que solamente a la mujer le toca correr con esos gastos y que el padre solo tiene que contribuir cuando nazca el bebé, pues la llegada del bebé depende de toda esta inversión.

En estos tiempos en los que muchas se jactan de ser ‘padre y madre’ se ha vuelto muy común esta creencia de que al hombre solamente le toca comprar leche y pañales y juguetes para navidad. No, le toca mucho más que eso y su participación debe verse con claridad desde el inicio sin importar si la relación con la pareja se haya desintegrado o no.  Las cosas con la madre pudieron haber terminado pero el hijo o hija será de ambos para toda la vida.

¿Qué le toca al padre hacer durante los 9 meses?

  • Asistir a todas las citas que pueda
  • Contribuir equitativamente a los gastos del embarazo y parto
  • Crear un vínculo con el bebé desde el útero (hablándole y leyéndole para dar a conocer su voz)
  • Comprender que a veces el embarazo produce cambios de humor en la mujer
  • Crear un ambiente de paz y harmonía para garantizar el bienestar de la madre y su bebé
  • Convertirse en un hombre de alta calidad que sepa cómo criar correctamente a otro ser humano

Si hubiesen más hombres dispuestos a estar involucrados desde la prueba de embarazo hasta la graduación de la universidad estoy segura que la sociedad tomaría un rumbo más saludable. Eso de creer que todo le toca a la madre es una mentalidad egoísta y machista. Es precisamente lo que mantiene a ciertos sectores de la sociedad sumergidas en pobreza mental y económica.

¿Cómo evitas esto? No es tan complicado. Si eres mujer, escoge bien a quién le vas a parir. Los hombres nos demuestran desde el inicio lo que traen a la relación; hay que prestar atención y creerles. Y si eres hombre, involúcrate en todo lo que puedas porque ese hijo o hija lleva tu apellido y de alguna manera es tu contribución al mundo.

 

2 comentarios en “Entre los dos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *