Blog

Preparada

No es un secreto que en Panamá y quizás en la mayoría de países latinoamericanos, hay muchas más mujeres que hombres con títulos universitarios. Me imagino que esto se debe a varios factores, en especial el hecho de que hay más oportunidades de empleo para mujeres estudiadas que para aquellas que no quisieron o no pudieron obtener un título. Debo aclarar que si no estás interesada en continuar tus estudios eso no tiene nada de malo. Conozco a muchas personas que han contribuido grandemente a la sociedad sin haber acumulado licenciaturas, maestrías ni doctorados. De igual manera hay varios a los que el título no les ha servido para nada porque un pedazo de cartón no tiene el poder para convertirte en una persona decente.

Y sobre eso quiero comentar hoy. El hecho de que hay más mujeres que hombres con estudios ha creado un fenómeno en la sociedad: la creencia de que la mujer es superior al hombre. No entiendo por qué la gente insiste con eso. Si no permitimos que se diga que una raza es superior a la otra, tampoco debemos permitir que se diga eso de los géneros. Los hombres y las mujeres tenemos el mismo valor y los mismos derechos, mas no tenemos los mismos roles en la sociedad.

Esta sed de superioridad ha provocado un sinnúmero de problemas de pareja y por ende ha debilitado la estructura familiar. He visto un aumento de casos de hombres que se sienten irrespetados porque la mujer constantemente le echa en cara que ella sí tiene título y él no. Conozco varios casos de mujeres que se han rehusado a atender la casa porque se graduaron de la universidad. Hay muchas que insultan, ridiculizan y humillan a sus parejas, aun en público, porque son ‘simples’ taxistas, paleteros o constructores.

Luego estas mismas mujeres llegan a mi consultorio frustradas porque no entienden a qué se debe que el marido les haya sido infiel (después de todo, a qué loco se le ocurriría ‘quemar’ a una graduada de la universidad). Otras se lamentan porque el esposo ya no les habla como antes y ni siquiera las busca para intimidad.

Lo que sucede es que si tú no tienes una autoestima sana, te agarrarás de cualquier cosa para tratar de determinar/establecer tu valor.

Cuando un hombre se siente irrespetado, se alejará de ti. Decide bien qué es más importante: una relación feliz o seguir alardeando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *