¿A quién le cuentan?

Me tocó apagar un fuego. Es que una noche de estas, al regresar de la universidad con sueño y con el único deseo que caer en mi cama, una joven desesperada me contactó en nombre de otra.

Resulta que se la había atrasado la menstruación y pensó que estaba embarazada. Luego de verificar los detalles de la información, resultó ser falsa alarma. Pero una pregunta me atormenta: ¿por qué me contactó a mí? Estoy 100% segura de que a esa hora de la noche, sus padres estaban en casa. Y se que son más jóvenes y quizás de mente más abierta que yo. Así que ¿por qué me contó a mí? ¿Y por qué, pese al montón de consejos brujos que recibió de otros, me creyó a mí?

Me ha tocado re-evaluar mi relación con mi hija. ¿Cómo me percibe ella? ¿Será que si algún día tenga un problemita similar, vendrá y me lo contará?

¿Tienes hijos? Dime, ¿confían en ti? ¿Pueden tus hijos hablarte sin que empieces a juzgar y condenar como que si tú nunca cometiste errores a esa edad?

¿Y los jóvenes en tu iglesia, escuela, club o vecindad? ¿Será que ven en ti un adulto con quien pueden conversar libremente? ¿O te deleitas en ser la acusadora, condenadora y castigadora de todo el que no camina según tus reglas?

Las reglas sin amor producen rebeldía.

¿A quién le cuentan?