Blog

Así de fácil

Ayer justamente cuando salí para buscar algo en mi carro, una mujer pasó caminando frente a mi casa conversando por celular. Ella le decía a la persona en la línea:

“Ya estoy llegando, pero hay un tranque*. Mira que el taxi ni se está moviendo.”

 

La gente cree que con mencionar que se atrazaron por el tranque, resuelven todo y no deben haber consecuencias.  Admito que el tráfico está insoportable, pero el que en verdad quiere llegar a tiempo lo puede hacer.

 

Pero lo que más me llama la atención es lo facil que es mentir. Y me preocupa que es tan frecuente y tan común mentir por el celular.  Una vez en la fila del banco escuché a un hombre decir por celular: “Estoy aquí en mi casa viendo tele”.

 

Creo que la situación de la mujer que pasó frente a mi casa combina tres armas letales: la irresponsabilidad, el irrespeto y la deshonestidad. ¿Qué importa si me esperaron por media hora? ¿Qué importa si se atrasa todo por mi culpa?¿Qué importa si es mentira? Esa es mi excusa y la seguiré usando.

 

No, el tranque ya no es una excusa válida y no existe la “hora panameña”.  Tampoco existen las “mentiritas blancas” y el que es deshonesto en las cosas pequeñas también lo será en las cosas grandes.

(*en Panamá un tranque significa que el flujo del tráfico está obstruído por exceso de autos en la vía)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *