Blog

Excusas insensatas

He estado tratando de lograr que la gente entienda que existe una gran diferencia entre una excusa y una explicación.

Te doy un ejemplo: una mujer llega enojada al trabajo y maltrata a los clientes. Resulta que antes de llegar al trabajo recibió una noticia muy perturbadora. Maltrató a los clientes porque recibió malas noticias. Esa es la explicación. Sin embargo no es excusa.

Todos tenemos la capacidad para decidir cómo vamos a reaccionar ante cada situación. Lamentablemente la mayoría de las personas no entiende este hecho. Por lo tanto actúan sin pensar, usando las explicaciones como excusas.

Entenderás, entonces, por qué me molesta tanto cuando escucho a padres y madres justificar sus pésimas habilidades parentales con “es que a mí me criaron así”. Es una de las cosas más ridículas que he escuchado. Si reconoces que tus cuidadores se equivocaron en algunas cosas, ¿por qué crees que es correcto someter a tu hijo o hija a eso?

Lo escucho especialmente de madres justificando a aquellos papás que son demasiado rudos con sus hijos o que los ignoran por completo. Es más, hoy lo escuché. Un padrastro abiertamente rechaza y maltrata al hijo de la mujer a quien supuestamente ama. Ella ve a su hijo sufrir emocionalmente y académicamente. Pero en lugar de pedirle al padrastro que se comporte como un adulto balanceado, justifica la mala conducta. Dice ella “es que a él lo criaron así”.

Sí, Eso explica por qué es duro y frio. Pero no es excusa para que deliberadamente siga actuando de esa manera.

Repito: tú puedes decidir qué tipo de persona serás. Tú decides cómo vas a vivir y cómo vas a interactuar con los demás. Aunque te hayan sucedido cosas desagradables, no tienes derecho a usarlo como excusa para ser un patán.

izatrini_com / Foter.com / CC BY-SA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *