Blog

Te lo aseguro

Creo que una de las preguntas más populares de todos los tiempos sigue siendo ¿Cuál es el secreto del éxito? He escuchado tantas respuestas. Muchas sin sentido, otras contradictorias y varias con extensas listas de cosas que hay que hacer y dejar de hacer.

 

Lo cierto es que poco de lo que dicen los “expertos” funciona. Y vemos evidencia de esto por todas partes. Sólo basta una conversación con el ciudadano promedio para darte cuenta de que el éxito sigue siendo un sueño lejano para muchos.

 

Puede ser que, como cada uno define éxito según su forma de ver la vida, el problema esté en que no hay un concenso real sobre lo que en verdad significa tener éxito. No tomaré tiempo hoy para hablar de definiciones.

 

Quiero compartir contigo lo que escuché recientemente. Alguien me envío un video titulado “el secreto del éxito”. Te soy sincera: casi siempre cuando veo ese título, borro la información sin revisarla. Pero esta vez decidí dedicarle 5 minutos a esta “fórmula secreta”.  Me alegro de haberlo hecho. Me encantó.

 

Sin mucho preambulo, sin recitar una larga lista de logros personales, sin comentar sobre la situación mundial actual,  sin buscar culpables y responsables por la crisis, esta persona dijo: el éxito sólo vendrá a ti cuando dejas de buscarlo y te dedicas a impactar positivamente la vida de los que te rodean.

 

Me tomó por sorpresa. Tan sencillo pero tan real. La búsqueda del éxito en el ciudadano común y corriente se ha convertido en una carrera egocéntrica e inescrupulosa por acumular dinero. El dinero no tiene nada de malo. El problema está en el miedo (terror) que se produce cuando uno cree que no tiene suficiente. La búsqueda del éxito no puede estar fundamentada en miedo. Te deshaces del miedo cuando deliberadamente te dedicas a impactar la vida de otros.

 

No estoy sugiriendo que dejes tu trabajo o cierres tu negocio y te mudes para Katmandú. Estoy sugiriendo que empieces a mirar a los que te rodean–tus compañeros de trabajo, tus vecinos, tus clientes, tus empleados, tu familia, tus colegas, tus jefes– y empieza a  impactar sus vidas positivamente. Entonces el éxito vendrá… por añadidura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *