A veces tus hijos/as necesitan escuchar NO

Hace unos días me fui a una farmacia muy conocida a comprar un protector para dientes. Mientras buscaba  entre cientos de productos dentales, se acercó una mamá con su hijo pequeño que calculo que tendría como 4 años.

Obviamente los cepillos de dientes con figuras de super héroes o princesas están a la altura de la mirada de niños/as así que mientras pasaban por el pasillo el niño inmediatamente agarró un cepillo y dijo que quería ese. La mamá trató de explicarle que ya tenía un cepillo y que no habían venido a comprar eso, pero el pequeño insistía.

Yo miraba de reojo, pero noté que la madre me miraba. Volteé mi cabeza y le miré a los ojos. El niño hablaba con firmeza y ella le decía que no, que ese cepillo era demasiado caro. Seguí buscando mi producto y la conversación entre madre e hijo continuó. Cada vez que ella le decía que no, me miraba. No sé exactamente qué es lo que ella esperaba de mí; nunca en mi vida los había visto a ninguno de los dos. No es mi costumbre meterme en los asuntos ajenos de gratis.

La madre finalmente dijo: Está bien, ¿pero me prometes que te vas a cepillar los dientes todos los días sin quejarte? Por supuesto que el pequeño dijo que sí.

La madre nuevamente levantó su cabeza y me miró directamente a los ojos. Tenía una mirada de derrota. Yo tenía una mirada de sorpresa. De verdad que creí que ella ganaría esta ronda. Con un último suspiro se volteó y se fue por otro pasillo.

Niño=1   Mamá=0

Muchos dirán que sólo era un cepillo de dientes. Para mí era más como una lucha de poderes; un pequeño necesitaba poner a prueba los límites y una madre sucumbió. Esas lecciones a veces quedan para toda la vida.

En el preescolar: les quitará los juguetes a los compañeritos

En la primaria: retará a la maestra

En la secundaria: hará lo que le da la gana

En su relación: creerá que la pareja es su pertenencia

En sus finanzas: querrá vivir por encima de sus posibilidades

¿Exagerada, dices? ¿Cuándo crees que empezaron esas malas actitudes que vemos a diario en los adultos que conocemos? Si ella no pudo decirle que no a un simple cepillo de dientes, ¿qué te hace creer que lo puede hacer en otros aspectos?

No la juzgo porque no es fácil ser mamá o papá. Por favor busca ayuda o por lo menos lee blogs, libros o artículos o busca videos y podcasts. Hay un proverbio africano que dice «se necesita una aldea para criar a un niño». No es broma.