Blog

Amarte más

No es un secreto que muchas de nuestras relaciones están en malas condiciones. No me refiero solamente a las relaciones de parejas, sino a las que mantenemos con amistades, familiares, compañeros de trabajo, jefes y demás.

He notado que generalmente lo que pasa es que uno mismo está emocionalmente mal y cuando esto sucede nuestras relaciones con los demás se ven afectadas negativamente. Lo he dicho y lo seguiré diciendo: nosotros les enseñamos a las personas cómo deben tratarnos. Es decir, las demás personas te tratarán de la manera en que tú se los permitas. Sé que es un tema delicado y probablemente hayan muchas excepciones, pero si estás dispuesto a mirar hacia adentro puede ser que encuentres soluciones. Siempre recuerda que no podemos cambiar a nadie. Solamente tenemos jurisdicción sobre nuestros propios pensamientos, emociones y decisiones.

Cuando les explico esto a las personas la pregunta automática casi siempre es ¿Y cómo corrijo eso? La respuesta es más sencilla de lo que te imaginas: Aprende a amarte más. Te lo digo porque casi siempre las personas te tratarán de acuerdo al nivel de amor propio que tú proyectas.
Déjame decirte por dónde puedes empezar.

1. Perdónate a ti mismo. De nada sirve pasar el resto de la vida lamentándote por los errores pasados. Acepta que hiciste lo mejor que pudiste con la información que tenías. Ahora que sabes mejor, compórtate mejor.

2. Sé amable contigo mismo. Procura siempre hablarte como le hablarías a una persona a quien amas profundamente. Que nunca salgan de tu boca insultos dirigidos hacia tu persona. Si te lo permites a ti mismo, será mucho más fácil aceptar insultos y maltrato de los demás.

3. Invierte en tu crecimiento personal. Las personas que más necesitan ayuda son las que menos la buscan pues su mediocridad les hace creer que ya lo saben todo. No caigas en ese error. Comprométete a siempre procurar ser mejor de lo que fuiste hace seis meses. Aprende algo nuevo o mejora una destreza que ya posees. Dedícale atención especial al manejo de tus emociones y tus pensamientos.

4. Ama. No pierdas tiempo ni energía juzgando, criticando y maldiciendo a los demás sólo porque no estás de acuerdo con sus decisiones. Dedícate a aprender a amar tu vida y a todos los que forman parte de ella.

Aprender a amarse uno mismo requiere formar un hábito nuevo y eso toma tiempo. Pero en verdad no puedes amar a otros si primero no has desarrollado amor propio. Es por esto que el buen libro aconseja amar a tu prójimo como a ti mismo.


Bright Vibes / Foter.com / CC BY-NC-ND

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *