Cuando el auto-sabotaje se vuelve costumbre

Llevo varios días pensando en este tema porque me he dado cuenta que muchas situaciones que interpretamos como ‘mala suerte’ o ‘coincidencia’ no son más que evidencia de auto-sabotaje.

El auto-sabotaje ocurre cuando una persona impide su propio éxito. Es decir, toma decisiones que evitan que pueda alcanzar sus metas y actúa de maneras autodestructivas.

A veces la persona está consciente de lo que está haciendo, pero simplemente no puede controlarse. Por ejemplo cuando una persona con sobrepeso decide comerse una pizza entera. Pero otras veces la persona actúa de manera inconsciente como cuando llega tarde a una reunión importante de trabajo. En este segundo caso podría parecer que no le alcanzó el tiempo, pero lo que realmente sucede es que le tiene miedo al éxito porque no cree que se lo merece.

Con frecuencia el auto-sabotaje tiene su inicio en eventos que sucedieron en la niñez, pero a veces es el resultado de baja autoestima o creencias limitantes.

Uno de los ejemplos más comunes de auto-sabotaje tiene que ver con el manejo del dinero. Por lo general este sabotaje sucede inconscientemente y es el resultado de las creencias.

Ejemplos:

  1. Petronilo, al igual que un porcentaje alto de la población, cree en el fondo de sus pensamientos que las personas que tienen dinero son malas. Él ha escuchado esto toda su vida y pudo ver de pequeño cómo el patrón de su papá maltrataba a sus trabajadores. Petronilo no quiere ser malo.
  2. Gaudencia cree que tener dinero te hace avara y engreída. Gaudencia quiere ser humilde.
  3. Lupecio cree que todos los ricos hicieron cosas ilegales e inmorales para obtener sus riquezas. Lupecio quiere ser un hombre de bien.
  4. Trimelia cree que el amor es más importante que el dinero. Trimelia quiere dar y recibir amor.
  5. Bulirio cree que el dinero es la raíz de todo mal. Bulirio no quiere raíces de maldad en su vida.
  6. Taliza cree que los ricos pasan todo el día hablando de dinero. Taliza quiere tener otros temas de conversación.
  7. Huboldo cree que el dinero no trae la felicidad. Huboldo quiere ser feliz.

Y cada uno de ellos desarrolla mecanismos para deshacerse rápidamente del dinero porque el mensaje que han recibido es que

no es seguro tener dinero / yo no merezco tener dinero.

¿Cómo auto-sabotean sus finanzas?

  • Hacen trabajos y no cobran lo que realmente valen
  • Apenas reciben dinero lo gastan y no saben en qué
  • Se endeudan comprando tonterías que no necesitan
  • No les alcanza para pagar compromisos, pero sí para cerveza, café en Starbucks y zapatillas de marca
  • Se les ‘pierde’ el dinero de maneras insólitas e inexplicables
  • Les ‘prestan’ dinero a personas que no tienen intenciones de pagarles
  • Creen que es su deber resolverle los problemas financieros a media barriada aunque se queden ellos sin un centavo
  • No saben recibir ayuda financiera de otras personas porque alegan no querer ‘quedar en deuda’.

El auto-sabotaje aparece en muchos aspectos de la vida como la salud, los estudios y las relaciones. Sin embargo he notado que el más difícil de superar es el auto-sabotaje financiero. ¿Sabes por qué? Pues porque es el que la gente no está dispuesta a admitir.

¿Quieres un cambio? Analiza tus creencias, elimina todas aquellas que no te sirven, atrévete a creer algo diferente.

De paso: el dinero NO trae la felicidad, pero la falta de dinero tampoco.

Cuando el auto-sabotaje se vuelve costumbre