Blog

Diferentes

Esta mañana encendí el televisor. Tenía varios días sin hacer eso así que decidí dedicar unos minutos a alguna comedia. Busqué el control remoto para poner uno de mis canales favoritos, pero no lo vi cerca. En un canal que nunca veo estaban dando una película que parecía ser Tailandesa. Admito que después de unos segundos estaba más que lista para cambiar el canal, pero el control estaba lejos y ya me había acomodado en mi posición favorita.

Me alegro de haber sido tan perezosa hoy.

Ya la película estaba bastante avanzada. Un niño había llevado a su elefante a una academia de arte en donde se les enseñaban a los elefantes a pintar flores con un pincel. Diariamente el lugar se llenaba de turistas que llegaban para ver a estos animales gigantescos pintar delicadas flores. Los turistas pagaban mucho dinero por las sencillas obras creadas por los elefantes.

Pero al elefante de este niño le costaba seguir las indicaciones y en lugar de pintar florecitas, estaba pintando garabatos. Lo peor era que sus ‘obras’ no se vendían.

El niño entrenador estaba frustrado y los dueños de la academia estaban desesperados. Supongo que mantener a un animal de esa magnitud no es nada fácil y mucho menos uno que no lograba pintar como los demás y generar ingresos.

Un buen día se presentó un crítico famoso de arte. Caminó entre los elefantes pintores y comentó cuánto odiaba los cuadros de flores porque eran tan comunes. Los dueños de la academia trataron de alejarlo del lienzo del elefante obstinado, pero el crítico lo vio y quedó impactado pues lo que los demás veían como una falta de inteligencia al no conformarse a las reglas establecidas, el crítico lo vio como talento. Exclamó que por fin había encontrado un elefante que tenía alma.

La película no terminó ahí y no creo que ese haya sido el mensaje principal, pero lo fue para mí.

Nunca he estado interesada en ser como los demás. Mientras todos se dedican a pintar según los patrones establecidos, yo me atrevo a pintar diferente. ¿Y tú?

 


Marco de Niet / Foter / CC BY-NC-SA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *