Blog

El tiempo no espera a nadie

Cuando era pequeña había una canción que decía que el tiempo se mueve más rápido ahora que antes. Obviamente eso no es cierto, pero pareciera. Supongo que se debe a que estamos mucho más ocupados ahora que hace unos años y por eso da la impresión de que el tiempo pasa volando.

Con frecuencia las personas regresan a mi consultorio para continuar un tratamiento que habían dejado en pausa por años. Esta semana no fue la excepción. Un chico que venía fielmente todos los viernes por varios meses simplemente desapareció. En la última cita habíamos acordado tres metas importantes que él tenía que cumplir en los 6 meses siguientes. Después de tres años volvió a aparecer para sacar una cita. Le pregunté si había logrado las tres metas que había establecido en el 2013. Resulta que sólo logró una. ¿La excusa? El tiempo pasó muy rápido.

La semana pasada recibí la visita de una estudiante que estuvo en mi clase de química durante sus tres últimos años de secundaria. Yo la vi igualita, pero obviamente ya no se trataba de una adolescente de 17 años. Conversamos amenamente como lo hacíamos antes pero no pudimos ignorar el hecho de que ya no era 1999. ¿Dónde se fue el tiempo?

Conozco a varias personas que han postergado momentos importantes de sus vidas porque creen que el tiempo se detendrá y esperará hasta que ellos se decidan.

No entra a la universidad, pero 25 años más tarde todavía habla del sueño de ser enfermera o ingeniera. No se decide por una pareja pero habla acerca de tener hijos sin darse cuenta de que ya a los 50, se hace difícil eso de parir. No abre el negocio del cual lleva décadas hablando. No deja de hablarle a la amiga esa tóxica que le sigue traicionando. No deja de comer todo lo que engorda pero sigue diciendo que cuando pierda peso se va a poner un bikini caro. No deja a la pareja que lleva años maltratándolo. Y el tiempo pasa y nada cambia.

Hay muchas razones por las que una persona postpone las cosas importantes:

  1. pereza a tener que empezar algo diferente
  2. miedo a no poder lidiar con el cambio
  3. creer que no se es lo suficientemente bueno para mantener el cambio
  4. dejarse llevar por las opiniones de los demás
  5. la costumbre de perder tiempo en cosas insignificantes
  6. no saber por dónde empezar

No permitas que esto te siga sucediendo. De nada sirve esperar que pasen los años para luego lamentarse de no haber hecho lo que se quiso hacer. Aprende a vivir en el momento con la plena seguridad de que todo lo que decidas hacer o postergar hoy, va creando la realidad con la que tendrás que lidiar  mañana.

book-1750740_1280

 

Un comentario en “El tiempo no espera a nadie

  1. Es muy cierto, el tiempo no espera, el momento es ahora…..pues solo tenemos el presente y los cambios empiezan en ese espacio de tiempo, postergamos nuestros sueños por complacer a la sociedad y seguir estándares impuestos; y dejamos de vivir y materializar esos sueños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *