Blog

Hábitos de la pareja

Hace algunas semanas leí un artículo titulado “Los siete hábitos de las parejas felices”. Estuvo interesante, me gusto. Sin embargo me pareció que la lista podría haber sido mucho más larga, pues faltaron algunos detalles importantes.

Las parejas felices…

1. Respetan la privacidad de pareja. Ese mal hábito de algunas personas de compartir sus intimidades con amigos, familiares y extraños ha destruido miles de hogares. Entiendo que necesitas desahogarte, pero si constantemente hablas pestes de tu pareja, estás haciendo más daño de lo que imaginas. Aprende a callar. Hay cosas que deben ser conversadas sólo con la pareja o con un terapeuta idóneo.

2. Respetan la privacidad individual. No te puedo decir cuántas veces he chateado con amigas y me responde el marido y lo peor es que quiere seguir la conversación cuando ni siquiera era con él. Entiendo que has escuchado que no deben existir secretos entre la pareja, pero sí deben tener límites. Por adorable que crees que sea, no puedes estar escribiendo en Facebook como si fueras la otra persona. Esto también incluye que, salvo en algunos casos, no debes responder llamadas telefónicas del celular ajeno.

3. Evitan revisar conversaciones privadas por Whatsapp. No tienes idea de la cantidad de parejas que he atendido cuya relación se fue por el retrete debido a un chat. Ya sea que la pareja haya leído el chat o se haya dado cuenta de que un chat fue borrado, se forma toda una guerra que generalmente está basada en sospecha y conversaciones a media. Conozco una pareja que terminó una relación de años porque la chica notaba que cada vez que su novio estaba “en línea”, una amiga también lo estaba. Según ella, seguramente se veían a escondidas.

4. Se respetan ante todo. Puedes diferir sin ofender. Cuando no te gusta algo que tu pareja haya hecho o dicho, puedes expresar tu desacuerdo atacando la acción, pero no a la persona. Eso de llamarse sobrenombres ofensivos y gritarse obscenidades porque estaban enojados (y creen que eso lo justifica todo) no funciona. Creo que ya he compartido esta historia, pero la repetiré. Una compañera de trabajo me dijo que se cansó que el marido le gritara “estúpida”. Así que un buen día le contestó “más estúpido eres tú que te casaste con una estúpida.” Cuando insultas a tu pareja, te ofendes a ti misma.
Pueden haber diferencias de opinión, pero una persona sabia sabe cómo diferir sin ofuscarse.

5. Saben que el besito es importante. Aunque estés molesta con tu pareja, dale ese besito de despedida cada vez que salen de casa y otro cuando regresan.

No es tan complicado tener una relación sana; es cuestión de deliberadamente formar buenos hábitos.


fanz / Foter / Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.0 Generic (CC BY-NC-ND 2.0)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *