Inmanipulable

Cuando camino en las mañanas me gusta escuchar podcasts o audiolibros.  Últimamente he estado escuchando la historia de una chica de 18 años en una relación con un señor que le lleva 10 años y la controla.  Ella se lo permite porque es su primer novio y cree que la ama tanto que por eso le dice cómo vestir, cómo maquillarse, cómo peinarse, con quién hablar y qué hacer en su tiempo libre.Claro, a esta edad ya uno identifica de una vez a ese tipo de hombres, pero debo admitir que es muy probable que a los 18 me hubiese sucedido lo mismo. La madurez y la sabiduría solamente llegan con el tiempo.

El propósito del abuso emocional, físico, sexual, la manipulación y el control es establecer una jerarquía y ubicarse a la cabeza: dominar. El propósito de dominar es mostrar supremacía o superioridad. Una persona controladora o manipuladora por lo general lo hace porque  honestamente cree que su forma de pensar o actuar es superior y merece ser obedecida.

A veces esa manipulación es sutil e imperceptible. Creo que esa es la peor de todas porque uno no se da cuenta que las decisiones que toma no son propias. Esto sucede mucho con los comerciales, por ejemplo. Crees que ese antojo por tomar CocaCola es tuyo; no te das cuenta que es una sugerencia que recibiste. También sucede en conversaciones cuando una persona impone su punto de vista y obedecemos porque queremos ser admirados y aceptados.

Hace unas semanas salí a cenar con una amiga. Durante la conversación ella mencionó que le encantaba mi tono de piel. Le agradecí, pero la experiencia me ha enseñado que cuando las personas empiezan con un cumplido al azar, viene algo inesperado. Luego me dijo que no le gustaba mi cabello porque no era hermoso. Le sonreí y le dije que no le tenía que gustar, que a mí sí me encanta porque así sale de mi cabeza.

No tengo claro cuál fue su intención; yo no le pedí su opinión. Lo que sé es que así es que muchas personas terminan aumentando sus inseguridades y tomando decisiones tontas con tal de encajar.

El punto es este: desarrolla tanta confianza en ti misma que te vuelves difícil de manipular. Sé aquella persona que cuestiona las premisas.

 

Inmanipulable