Blog

Tu clima

La semana pasada escuché una presentación sumamente interesante. Decía el expositor que cada persona tiene un “clima” y que cuando las demás personas entran en contacto con nosotros reciben el efecto de nuestro clima. Igualmente nosotros somos afectados positivamente o negativamente por el clima de otros.

 

Algunos somos como un día soleado que imparte energía, otros somos como un día extremadamente caluroso que agota y consume. Otros somos como un día nublado y frío que da la sensación de que se aproxima una tormenta y otros somos esa tormenta con truenos y relámpagos escalofriantes.

 

El expositor dejó una tarea: cada uno tiene que preguntarle a 5 personas ¿cuál es mi clima? ¿qué sientes cuando entro a la habitación?

 

No he hecho la tarea. En verdad nunca me han gustado las tareas, mis estudiantes lo saben.  Pero quizás deba hacer ésta porque me gustaría saber.

 

La segunda parte de la tarea consiste en analizar las respuestas dadas, sin buscar excusas, sin justificarse, sin ofenderse.  Simplemente pensar en ello. Si no me gustan las respuestas, si lo que los demás perciben es muy diferente a lo que quiero proyectar, entonces me toca cambiar.

 

No tratar de cambiar la opinión de los que respondieron.  Cambiarme a mí misma.

 

Suena interesante, ¿no? Hagámoslo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *