mayo 5, 2017

Cierra eso

No sé si ya te conté esto, pero hace unos meses entré a un banco cerca de mi oficina y me acerqué a la fila. Noté de una vez que la persona que estaba de última inhaló rápidamente y movió su cuerpo para que yo no le viera la cara. Ignoré eso, porque no tengo doce años, y me puse a buscar algo en mi cartera o a jugar con mi celular… no recuerdo. Me hice la ciega y le seguí el jueguito porque ya la había visto. Era una señora que había sido recepcionista en mi clínica hace unos años atrás. La había despedido justificadamente y con mucha amabilidad, pero obviamente ella seguía dolida por eso.

Durante el tiempo que estuvimos en la fila, ella estaba tensa con su cuerpo en un ángulo que seguramente no era muy cómodo, pues su intención era ‘darme la espalda’. Supongo que era una señal de desprecio… qué sé yo. Total, atendí mis asuntos y me retiré del banco. Me dio mucha lástima la actitud de ella. Supongo que no quería que yo la saludara y tiene derecho a sentirse así. Por eso es que a veces cuando veo a personas que sé que actuarán de esa manera, me alejo. No tengo tiempo para dramas.

La sociedad (novelas y películas) nos ha enseñado que cuando uno odia a alguien o no la soporta es normal y aceptable reaccionar negativamente cada vez que vemos a esa persona. Lo que no nos han dicho es que al hacer eso, uno se mantiene atado a esa persona y le cede su poder. Piénsalo: ¿qué sentido tiene que yo deteste a alguien pero al mismo tiempo le otorgue a dicho individuo el poder para arruinar mi día? Si yo no quiero saber de alguien lo más lógico sería actuar con indiferencia cuando la vea, ¿no?

Ese show que montamos cuando vemos al ex o la nueva del ex o alguna otra persona que nos haya hecho daño (real o imaginario) solamente demuestra cierto grado de inmadurez. Además demuestra que no somos dueños de  nuestras reacciones y que no hemos cerrado un ciclo.

En lugar de tirar indirectas, mirar mal, dar suspiros de enojo o cualquier otro gesto medio infantil, aprende a cerrar ciclos.

¿Cómo? No es tan complicado pero requiere de mucha madurez porque ya no podrás revivir y contar cada detalle del daño que te hicieron. Muchas personas no están dispuestas a hacer esto pues están adictas a sus historias tristes.

Cuando ya estés listo para cerrar el ciclo, haz esto:

Toma un momento para calmarte. Puedes lograr eso respirando profundamente varias veces. Asegúrate de estar en un lugar tranquilo en donde nadie te interrumpirá. Luego piensa en esa persona. Imagina que está frente a ti y di algo como esto: Gracias por las lecciones que me enseñaste. Fueron duras, pero necesarias. Ahora te dejo ir.

Puedes escribirle una carta si prefieres, luego la quemas o la rompes en pedacitos. Algunas personas escriben los nombres sobre globos y los sueltan al aire. Haz lo que te funcione, pero deja ir a la persona.

La próxima vez que te encuentres con él o ella, respira profundo y actúa de una manera normal, pues ya has cerrado ese ciclo y ahora tú eres la única persona que controla tus emociones. Hazlo. Es por tu propio bien para que seas libre.

woman-570883__480

4 Comments

  1. Lucila mayo 6, 2017 6:07 am

    Michas gracias por este articulo, lo he encontrado muy util para mi vida Dinorah, lo pondre en práctica porque es algo que necesito realmente, ser libre, madurar y dejar ir a las personas que ya no estan en mi vida. Que Dios te bendiga mucho mas!!!! Animo!

    Responder
  2. noris mayo 6, 2017 12:09 pm

    Hola,esto me recuerda mucho a una vecina que tengo,ella al principio me hablaba muy bien luego de la nada y nobse porque la señora cada vez que me veia hacia el horrible gesto de torcer la boca y no saludaba como antes yo me preguntaba,que le pasará que yo sepa no le he echo nada nunca desde que la conozco? Eso era siempre si me veia 5 veces al dia las 5 veces torcia la boca un dia me dije bueno se le va a quedar asi porque para su mala suerte vivimos en la misma calle asi que jamas dejare debpasar por aqui alla ella que anda con sus locuras que no entendi nunca,una mañana venia corriendo porque hago ejercicios en las mañanas la veo caminando con la hija haciendo ejercicios tambien y me quede pensando será que le molesta verme en forma y ella medio rellenita pero es graciosita bueno la cosa es que ese dia me saludo de lo mas normal porque jamas le doy importancia como dice usted a esas personas que hacen esas cosas he tenido disgustos con algunas señoras pero al final cuando las veo me hago la ciega sorda y muda..Saludos Bendiciones Dinorah

    Responder
  3. Karol Karoline King Coba mayo 12, 2017 1:39 pm

    Excelente reflexión!

    Responder
  4. Michelle mayo 21, 2017 3:08 pm

    Lo intentare!!!! se quedan con nuestro poder de elegir vivir una vida lejos de ese drama.

    Sldos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*